testimonios de las sesiones

marcos_xalabarder180

Marcos. Periodista, publicista y escritor

He recibido sesiones de Abyanga-yoga por un año, y han causado una gran transformación en mi, me han ayudado a librarme de enormes cargas y ha sido como regresar a la alegría que tenía dentro de mi. Luego he seguido tomando un taller, aprendiendo a dar yo mismo estos masajes tan poderosos y es como entrar en el mismo mundo, por la otra puerta. La puerta del dar. Así se educa mi cuerpo, mi mente se vuelve más fuerte. Es una experiencia fortalecedora. Pero lo que más deseo compartir es que celebro haber encontrado una maestra tan seria y generosa, tan entregada y sincera en su deseo de transmitir lo que sabe. Es constante y paciente, determinada y lo que más quiere es que el beneficio que ella ha conocido se multiplique por mil. Gracias Paksha 😉

esperanza

Esperanza Alvares. Maestra de la Emf Balancing en Barcelona

El cuerpo Físico es el anclaje del espíritu. Tu espíritu está aquí, la energía cristalina ya está presente en el planeta. Y su integración se está realizando. Cuando utilizamos el cuerpo se sobrecargan los circuitos y pueden llevar a desequilibrios mentales/emocionales o fisiológicos. Mi experiencia con el Abhyanga-yoga a través de las poderosas manos de Paksha es hacerme consciente de vivir mis emociones desde mi cuerpo, mientras la información de mi viejo ADN se libera desde mis memorias musculares.

 

testimonio1

Imma. Esteticista natural y terapeuta corporal

Me interesé por el abhyanga-yoga desde hace mucho tiempo. Exactamente, desde que conocí a Paksha. Me pareció muy interesante, pero siempre encontraba una excusa perfecta para no hacer el curso. Que si el trabajo, que si otros cursos, que si el dinero… Y de repente, tuve un accidente de tráfico. Me rompí una pierna, me operaron dos veces y después de la rehabilitación, me quisieron volver a operar… Yo me negué por completo, y decidí que mi cuerpo se recuperara por sí sólo un poco, durante un tiempo, y mi mente también. Al cabo de un año de tener el alta voluntária, mi pierna seguía muy mal. Me dolía constantemente y cojeaba mucho. Empecé a querer cuidarme más y mejor, así que me acordé de Paksha. Pensé que tenía tantas ganas de hacer el curso de abhyanga-yoga, pero con mi pierna, que ni siquiera podía ponerme de rodillas… ¿Cómo lo haría?… Decidí confiar y llamé a Paksha. Le conté lo sucedido y me dió hora para un tratamiento. Sentí que mi cuerpo sanaba en cada maniobra. Era pura terápia! Ví la posibilidad de mejorar de verdad y además me emocioné porqué tal vez sí podría hacer el curso.  Empecé tratamiento con Paksha, y a la vez, el curso. Mi vida está cambiando por momentos, puesto que iniciando el tratamiento como clienta, he podido experimentar cómo sanaba mi cuerpo casi por completo. No sólo la pierna, si no, otros aspectos de mi cuerpo, a nivel físico, y también a nivel energético. Me he dado cuenta que la pierna era sólo la excusa perfecta que me llevó a Paksha, pero que mi cuerpo ya lo estaba necesitando para transmutar y madurar a nivel personal. Siempre me he sentido muy acompañada en mi proceso por ella, nunca me he sentido sola ni desprotegida. Siempre siento como Paksha me hace sentir la persona más importante del mundo cuando me está tratando, porque pone todos los sentidos, el cuerpo y el alma para poder ayudarme. Gracias a eso, yo, he podido ver de qué soy capaz, y retomar mi propio poder personal. He ganado seguridad en mí misma y he vuelto a creer en mí para poder tomar decisiones importantes en mi vida personal. Y lo mejor, mi pierna está irreconocible! En cuanto al curso; he descubierto otros aspectos de mí misma. En mi trabajo como terapeuta, me sentía un poco insegura con algunos tratamientos, puesto que tengo muchas herramientas, pero nadie me enseñó bien cómo ordenarlas para que fueran más eficaces y efectivas para mis clientes. Abhyanga-yoga me ha hecho parar, observar, ordenar y ejecutar mejor todos mis trabajos. Siento que tengo una herramienta muy poderosa con la que puedo trabajar muchísimos casos distintos y obtener un resultado excelente, y a la vez cuidar y mimar las necesidades de cada persona individualizando las terápias.  Con el abhyanga-yoga, el terapeuta se implica mucho con el receptor, es preciso de mucha concentración para escuchar bien el cuerpo que tienes en tus manos para poder tratar mejor a esa persona. Yo lo vivo con pasión. El receptor confía y se entrega y el terapeuta se hace cómplice de la história que cuenta ese cuerpo único. Lo que ocurre en cada tratamiento de abhyanga-yoga, és mágia pura, y yo, tengo la suerte de poder vivirlo a diario… Gracias Paksha

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s